divendres, 7 de juny de 2013

Y entonces sucedió algo maravilloso, de Sonia Laredo


Si queréis quedaros con un buen regusto después de leer un libro y con una sonrisa dibujada en los labios, no dudéis en leer "Y entonces sucedió algo maravilloso", de Sonia Laredo. Se trata de una novela/cuento donde encontraréis al mago, la bruja, la princesa, el príncipe...y sobre todo, un final feliz. Además de que las historias están regadas de montones de citas preciosas de la propia autora que son un recetario para la vida feliz.
El hecho de que la novela se parezca a un cuento no significa, en absoluto, que sea una novela insubstancial. Al contrario, “Y entonces sucedió algo maravilloso” es una novela sin desperdicio, llena de contenido, una buena novela que, además, es un gran homenaje a los libros y a las historias, rezuma el amor a la literatura y a los buenos libros de todos los tiempos, así como a los escritores que les dieron vida. Una novela que, una vez leída, se podrá leer al cabo de un tiempo para seguir descubriéndola.
La historia comienza con lo que podría ser una mala noticia, el despido de Brianda de su trabajo, al cual ha dedicado la vida entera, y del que le despiden cuando tiene unos 40 años aproximadamente. Sin embargo este fin es el inicio de todo, es el comienzo de la nueva aventura que va a ser la vida de Brianda, donde ella será realmente la protagonista y no la trabajadora obsesiva que observa la vida desde afuera, con temor a salirse del camino esperado, del camino que toca. Una mujer que ha vivido agazapada, alerta, con cuidado pero que, ya desde el inicio nos regala una optimista declaración de principios:"Si me dan a elegir, prefiero a las personas que han descubierto el misterio de la alegría y viven para celebrarlo. Las escojo antes que a esas otras tristes, que no conocen la ciencia de ser felices y propagar la alegría a su alrededor, que no se han enterado de que la risa nos distingue a los humanos de otro animal cualquiera" (página 63).
Y ese principio le llevará a la búsqueda del mayor de los tesoros, la felicidad. En su huída de lo conocido, del camino labrado, del entorno seguro, Brianda sale de su zona de confort y emprende un viaje sin rumbo fijo. Le guían los libros, como siempre ha sido a lo largo de su vida, a veces juega a tomar uno al azar y que le inspire los pasos a seguir. Una guía de viaje lleva a la protagonista hacia un viaje que le dirige una pequeña población llamada Nuba, en la que hay un letrero según el cual existe una librería en traspaso.  El anuncio y el maravilloso paisaje hacen que Brianda apueste lo inimaginable hasta el momento en su monótona vida. La editora decide quedarse allí a vivir, empezar una nueva vida intentando quedarse con la librería en traspaso, el Locus Docenci. Sin embargo, el dueño de la librería, uno de mis personajes preferidos, el anciano don Lorenzo, no se la traspasará hasta que no encuentre un tesoro. Pero mientras tanto, permite a Brianda trabajar para él y vivir en su casa.
Y es así como empieza el cuento, y Brianda se convierte en verdadera protagonista, y ya nunca más es una simple observadora, ahora arriesga y vive, y sufre, y pasa un miedo tremendo en algunos momentos pero, sobre todo, siente que puede hacer lo que se proponga, puede vivir su vida, y puede dar vida, dar amor y recibirlo. Por supuesto, siempre acompañada de sus tesoros: los libros y sus autores, que tanto le han servido a ella en la todas las circunstancias, y que, junto a Lorenzo, prescribe a los habitantes de Nuba y a sus visitantes al entrar en la librería. La sencilla historia nos muestra así todo un abanico de relaciones, las de los personajes del pueblo, las típicas historias del pasado que siempre vuelven al presente, y también, como todo cuento maravilloso, Brianda tiene su propia historia de amor con un personaje enigmático que dará un vuelco a su vida con muy pocas palabras y muchos gestos cargados de intención.
Imposible acabar la reseña sin destacar que el libro no contiene solamente una bonita historia, sino también un bonito diseño de portada, con ilustraciones de Lizzy Stwart, unos dibujos que han captado realmente el espíritu de la novela.
Ahora nos queda otro misterio por resolver, ¿quién se oculta detrás del seudónimo de Sonia Laredo? La autora desconocida de la novela dicen que está íntimamente relacionada con el mundo editorial, ¿será ésta su historia?. Quizás nos lo descubra en otro libro. De momento, gracias Sonia por la agradable lectura.

2 comentaris:

  1. estoy contigo es un bonito cuento para adultos lleno de reflexiones y toma de decisiones

    ResponElimina